Preguntas frecuentes.

¿Por qué un propietario cedería las rentas de su contrato de arrendamiento de antena de telefonía móvil?

Un propietario puede decidir ceder las rentas de su contrato de arrendamiento principalmente por tres razones: (1) para obtener el valor de su contrato de arrendamiento inmediatamente en lugar de esperar a cobrar la renta, año tras año, (2) dejar de realizar la gestión administrativa, contractual y contable de la antena de telefonía móvil y confiar estos aspectos a un gerente especializado y (3) ya no incurrir en el riesgo de rescisión o renegociación del arrendamiento por parte del arrendatario, es decir, el operador de telecomunicaciones  (Telefónica, Vodafone, Orange,  Yoigo)  y gestores de infraestructuras (Cellnex, Telxius, Axion y Telecom CDLM).

¿Por qué Telium invierte en contratos de arrendamientos de antena de telefonía móvil?

El objetivo de Telium es construir una amplia cartera de contratos de arrendamientos en nombre de inversores institucionales que deseen invertir en esta clase de activos. Los riesgos inherentes a cada arrendamiento, incluido el riesgo de su rescisión y/o renegociación, se diversifican en una cartera más amplia y, por lo tanto, el riesgo se reduce.

¿No es más interesante mantener el contrato de arrendamiento que ceder las rentas?

Un propietario puede muy bien decidir no ceder las rentas de su contrato de arrendamiento. Al hacerlo, ganará la renta año tras año, en lugar del valor del arrendamiento único por adelantado y asegurado, y mantendrá el riesgo de que en el futuro el contrato de arrendamiento de la antena lo rescindan o se renegocie a la baja. Si, por otro lado, el propietario tiene necesidades financieras (pagar una deuda, financiar reparaciones o comprar equipos…), puede decidir llevar a cabo la negociación con Telium. Al hacerlo, recuperará un capital significativo en la firma y ya no estará expuesto al riesgo de rescisión o renegociación.

¿Qué hace Telium exactamente?

Cuando los operadores instalan una telefonía móvil y le paga a la propiedad una renta por el alquiler de ese espacio, Telium compra el derecho contractual de recibir esas rentas acordadas en el contrato con los operadores de telecomunicaciones.

¿Cómo me afectará la cesión de las rentas a mis derechos como propietario?

Telium compra el derecho contractual de cobrar rentas actuales y futuras por un tiempo determinado sin comprar el terreno, por lo que el propietario es libre de vender su propiedad o transmitirla como parte de una herencia.

¿Cuánto dura una transacción?

Desde el momento en que Telium recibe todos los documentos relacionados con el arrendamiento (lo que le permitirá evaluarlo), se puede realizar una transacción (y, por lo tanto, un cobro del precio por parte del propietario) en un máximo de 60 días.

¿Qué oferta me hará Telium por la renta de mi antena de telefonía móvil?

Cada telefonía móvil tiene una renta diferente. Telium tiene en cuenta todos los parámetros específicos de cada arrendamiento para determinar su valor. Estos parámetros son comerciales (¿Quiénes son los arrendatarios y ¿Por cuánto tiempo?), Financieros (¿Cuál es la renta anual?), Contractuales (¿Cuántos años quedan hasta la finalización del contrato de arrendamiento, ¿Cuáles son los términos de rescisión?) o técnicos (¿Qué tecnologías – 2G, 3G, 4G – están presentes en la antena?).

¿Qué sucede si el contrato de arrendamiento se rescinde o se renegocia a la baja después de ser cedidas las rentas?

Una vez que el propietario ha renunciado al derecho de cobrar rentas en el que está instalada la torre, ya no incurre en el riesgo de renegociación o rescisión. El arrendador no tendrá que reembolsar a Telium ninguna fracción del precio que ya haya recibido en caso de rescisión o renegociación del contrato de arrendamiento.

¿Qué sucede con la antena de telefonía móvil una vez que se ha llevado a cabo la transacción con Telium?

Una vez que el arrendamiento se transfiere a Telium, no hay un cambio real para el propietario, excepto que Telium ahora recibirá las rentas en su lugar. Telium notificará a los arrendatarios de la transacción.